Warning: Use of undefined constant is_tag - assumed 'is_tag' (this will throw an Error in a future version of PHP) in /homepages/21/d222211321/htdocs/blog/wp-content/themes/mandigo/archive.php on line 27

Archivo de noviembre 2010

Tenía yo ganas de ver algo así. El Consorcio de Transporte Metropolitano del Área de Málaga acaba de incorporar una nueva función a su sitio web. Ahora es posible examinar sobre un mapa los recorridos y paradas de las líneas de autobús interurbano, en combinación con la aplicación Google Maps, que se hallan en el ámbito territorial del Consorcio (incluyendo los municipios de Torremolinos y Fuengirola, que aún no se han adscrito formalmente). De este modo se explica, por ejemplo, que la última parada mostrada para la línea M-320 hacia el oeste sea Sitio de Calahonda, cerca del límite municipal de Mijas con Marbella. Tan solo hay que entrar en la página de líneas y horarios y hacer clic sobre el gráfico que aparece bajo la columna Plano, en la fila correspondiente a la ruta que se desea consultar. Esta aplicación va a facilitar mucho la planificación de los viajes en bus interurbano, por lo que resultará especialmente útil para los usuarios ocasionales.

Ya que hablo de la web del CTMAM, aprovecho para recriminar el uso de lenguaje no sexista en la redacción de sus contenidos, que se manifiesta mediante el desdoblamiento del género o el abuso de denominaciones colectivas o genéricas. Así, son frecuentes las apariciones de “el/la conductor/a”, “los usuarios y usuarias”, “los usuarios/as” o “las personas usuarias” (tengo que hacer verdaderos esfuerzos para no caerme de la silla cuando leo perífrasis como esta). Además, estos artificios lingüísticos no se emplean de manera coherente, como en “el usuario indicará al conductor el destino del viaje” o “el conductor deberá emitir al viajero un billete compensable”. Por lo demás, la información que aporta la web es muy interesante, aunque todavía echo en falta un servicio que calcule el mejor camino entre dos puntos (direcciones, paradas o lugares significativos).

Tanto va el cántaro a la fuente que al final se compra un bonobús.

Comments No Hay Comentarios »

Hace unos días me encontré en una situación similar a la que relaté en mi blog de informática allá por julio de 2008. Cuando una página presenta varios enlaces interesantes, acostumbro a abrirlos de golpe en sus propias pestañas o ventanas, por ejemplo tras una búsqueda, y me desentiendo de ellos durante unos momentos mientras se cargan. En aquella ocasión me sorprendió oír reiteradamente los sonidos de conexión y desconexión de dispositivos en Windows XP, como si hubiera insertado o retirado un dispositivo USB varias veces seguidas a intervalos regulares. Era un banner en un diario digital chileno que promocionaba un seminario sobre publicidad online.

El asunto que saco ahora a colación atañe a la edición digital del diario Málaga Hoy. En estos momentos su sección local saluda al visitante (es un decir) con la bocina de un coche. Por lo menos la intensidad sonora es discreta, no estridente, y hay unos segundos de silencio entre una repetición y otra, así que molesta poco. Pero molesta al fin y al cabo, sobre todo si uno ya estaba escuchando música, radio o un programa de televisión. El causante de este obstinado soniquete no deseado es un anuncio del nuevo Museo del Automóvil, inaugurado a mediados de septiembre en el antiguo edificio de la fábrica de tabaco. En algún momento el diario retirará la campaña, con lo que cesará el incordio, aunque esta entrada permanecerá para dejar constancia.

Actualización, 8 de noviembre de 2010. Como yo esperaba, acabo de consultar la web del periódico y ya no aparece el dichoso anuncio.

Para terminar, quisiera destacar un hábito que me fastidia enormemente. Hay páginas que, de forma intencionada, incorporan vídeos publicitarios o canciones a todo volumen que se inician por sí solos; unas páginas tienen un carácter estrictamente comercial o promocional y otras son personales. El enojo crece aún más cuando el botón de pausa o parada está hábilmente disimulado o no existe. Mi opinión sobre esta práctica se puede resumir tajantemente en una frase que rogaría no tomar al pie de la letra: merece pena de tortura con palillos debajo de las uñas.

Cartel en un gran precipicio: “Cuidado con el borde”. Si alguien se asomaba llegaba un borde y le empujaba. Chiste de origen indeterminado.

Comments No Hay Comentarios »